Consejos para planificar la jubilación

Consejos para planificar la jubilación

La jubilación es la etapa de la vida en la que no trabajamos, por lo que no tenemos un salario o unos ingresos en función de nuestro trabajo mensual sino que nuestro nivel de vida va a estar relacionado por la pensión pública que nos corresponda, por los ahorros que tengamos y por los posibles rendimientos tanto de los diferentes productos financieros que tengamos como por posibles rentas de alquileres.

Planificar nuestra jubilación para poder conservar nuestro nivel de vida cuando seamos pensionistas, requiere un trabajo previo, primero un análisis de nuestra situación y segundo la de tomar las medidas necesarias para tener unos ahorros el día de mañana. Vamos a ver algunos consejos para planificar la jubilación

 

Analizar qué pensión pública tendremos

A partir de nuestra vida laboral y base de cotización podemos conocer nuestra edad de jubilación y hacer una estimación del cálculo del importe que vamos a cobrar de pensión.

Podemos tener una idea viendo que la pensión media en España es de unos 900 euros, la mínima 700 euros y la máxima ronda 2.580 euros.

Analizar cómo va a ir evolucionando dicha pensión

Una vez cobremos nuestra primera pensión, año a año se va a ir actualizando pero no revalorizando, dado que van a subir un 0,25% anual, cuando la subida anual a de precios se estima que esté entre el 1,75 y el 2%, con lo que nuestra pensión real se va a ir devaluando, cada vez tendrá menos poder de compra.

Esta mínima subida de las pensiones es lo que ha provocado las recientes protestas de los pensionistas, ya que significa que la pensión que cobremos a los 85 años será un 20% más baja que nuestra primera pensión, a los 65/67 años

Ver qué nivel de gastos son suficientes a los 65, 75 y 85 años

Aunque no es tarea fácil podemos hacer una estimación de los gastos imprescindibles según sean nuestras circunstancias: hijos, alquiler, hipoteca, comunidad, IBI, gastos luz, agua, gas, seguro del coche, seguros sanitarios si tenemos. A estos hay que añadirle un mínimo por manutención.

Hay que tener en cuenta que seguramente a medida que pasen los años podamos tener mayores gastos, sobre todo en los asistenciales.

Prever qué nivel de gastos queremos tener

Una vez tenemos el nivel de gastos mínimos, hay que prever otros gastos: vacaciones, viajes, asistencia en casa, hobbies… Son los gastos necesarios para mantener el nivel de vida previo a nuestra jubilación.

Ver si es suficiente la pensión pública con los gastos deseados

Si hemos hecho los apartados anteriores, es una simple resta: ingresos por la pensión pública más posibles alquileres menos los gastos imprescindibles por un lado y menos los gastos necesarios para mantener nuestro nivel de vida.

Un ejemplo: si tenemos unos gastos para mantener el nivel de vida  totales de 2.500 euros y una pensión pública de 1.500 significa que necesitamos tener unos ingresos adicionales de 1.000 euros cada mes.

Si estamos cotizando al máximo  y necesitamos unos ingresos mensuales de 3.500 para mantener el nivel de vida familiar, como la pensión máxima es de unos 2.500 euros , vamos a tener que necesitar un extra mensual de 1.000 euros al mes.

Una vez calculado el ingreso extra mensual necesario, podemos cruzarlo con nuestra esperanza de vida, que será  entre 85 y 95 años, y ver qué capital vamos a necesitar acumular.

Siguiendo con los ejemplos anteriores, si necesitamos 1.000 euros al mes y la esperanza de vida va a ser de unos 25 años, podemos hacer un cálculo rápido, multiplicado por los meses totales. Así 1000 euros al mes por 12 meses y por 25 años nos da una cifra de unos 300.000 euros, que deberíamos tener.

Es un cálculo aproximado, para hacerlo exacto hay que tener en cuenta por un lado cómo se va depreciando el dinero ahorrado si no lo tenemos invertido, por efecto del IPC y por otro lado la rentabilidad que podemos obtener por nuestros ahorros si hacemos una planificación y seleccionando donde dejamos el dinero en función del tiempo en que puede estar invertido.

Analizar nuestra situación actual y capacidad de ahorro.

Una vez calculado si vamos a necesitar un capital extra para mantener nuestro nivel de vida cuando nos jubilemos, llega el momento de saber cómo vamos a conseguir acumular ese capital. Para ello lo primero es ver si tenemos capacidad de ahorro en  la actualidad, es decir, si podemos ir apartando cada mes una cierta cantidad sin que nuestro día a día se vea afectado.

En caso negativo, hay que hacer números y ver en qué nos estamos gastando nuestros ingresos y analizar cómo podemos reducirlos. Un buen ejercicio es apartar nada más cobrar la nómina o recibir nuestros ingresos una cierta cantidad cada mes, aunque sean 50 ó 100 euros. Seguramente si lo hacemos no va a cambiar nuestra vida a corto plazo pero sí que va a suponer un gran cambio a largo plazo, si esa cantidad mensual que vamos apartando la vamos invirtiendo mes a mes.

Si tenemos claro nuestra capacidad de ahorro mensual es momento de ponerla a trabajar, invirtiéndola en productos adecuados al plazo en que pueden estar invertidos.

 

Dónde invertir para llegar a ese nivel de ingresos futuros

Hay que elegir por un lado el tipo de producto financiero donde vamos a invirtiendo una determinada cantidad mensual y por otro lado en qué va a estar invertido nuestro ahorro.

Para ahorrar para la jubilación, parece que solo exista el plan de pensiones, pero hay otros productos como los planes de jubilación, los PIAS o los fondos de inversión. Tenemos que seleccionar el producto en función de nuestras circunstancias y necesidades, no según la oferta de las entidades financieras.

 

Cómo invertir para la jubilación

Lo más típico es hacer una aportación al plan de pensiones cuando está a punto de finalizar el año. Ya hemos visto que por un lado  que el plan de pensiones no es el único producto y por otro está forma de hacer las aportaciones no es la más adecuada, es mejor ir haciendo aportaciones cada mes, ya que aumentamos la seguridad de la inversión al ir invirtiendo de forma paulatina y no solo en diciembre de cada año.

 

Dónde invertir

Ya hemos visto que hay que seleccionar él producto en función de nuestra situación y objetivo y además hay que invertir en productos que se adecuen al plazo en los que va a estar invertido nuestro dinero.

Planificar jubilaciónSi vamos a invertir para nuestra jubilación lo mínimo que tenemos que conseguir es superar la inflación, el IPC y los impuestos que vamos a tener en pagar. Por ejemplo si dejamos el dinero para la jubilación en una cuenta o depósito, el interés que vamos a obtener va a ser muy bajo y encima cada vez que nos paguen intereses hacienda se va a llevar un 19%, la suma de ambos efectos va. A hacer que la hucha no solo no va a crecer sino que vaya perdiendo valor real.

Lo más óptimo es seleccionar inversiones en las que podamos obtener como mínimo un 5 % de rentabilidad anual y eso solo se consigue invirtiendo en renta variable, que no es lo mismo que asumir riesgos, ya que invirtiendo una cantidad cada mes, la seguridad de la inversión aumenta.

Es cierto que nuestra hucha no va ir creciendo linealmente, sino con oscilaciones y precisamente estas más oscilaciones van a ser oportunidades de obtener más rentabilidad y capital al final.

A medida que se acerque el momento de necesitar el dinero, hay que hacer ajustes para no asumir riesgos innecesarios, e ir pasando la inversión a renta mixta o fija.

Puesta  en marcha planes de ahorro

Una vez tenemos el importe a conseguir, nuestra capacidad de ahorro mensual, cómo y dónde invertir ya “solo” nos queda poner en marcha los planes de ahorro que necesitamos:

Se puede hacer de dos maneras, la primera es en función de nuestra capacidad de ahorro, ir aportando cada mes una parte de este ahorro mensual que tenemos para tener una hucha de cara al futuro. Por ejemplo, si podemos ahorrar 300 euros, y vamos poniendo 150 euros al mes durante 25 años y obtenemos una rentabilidad media anual del 5,5%, en esos años nuestra hucha rondará los 100.000 euros. Es una hucha importante, pero no suficiente para mantener nuestro nivel de vida.

La segunda manera es en función de la cantidad que queremos conseguir y de los años que nos quedan, ver qué cantidad de ahorro deberíamos destinar. Por  ejemplo para tener los 300.000 euros, nos hace falta aportar 300 euros cada mes durante 30 años, si la rentabilidad anual obtenida es del 5,5%.

También podemos aportar mensualmente una cantidad menor y en momentos puntuales hacer aportaciones extras, sobre todo cuando se produzcan bajadas puntuales en los mercados, de esta forma la rentabilidad final será mayor y podremos llegar a esa cantidad con un menor esfuerzo.

Es evidente que cuantos más años nos queden para la jubilación, menor es el  importe al mes tenemos que poner y mejor va a trabajar el interés compuesto. Se puede comprobar en este artículo de Finanzas Para Todos: la mayor ventaja de la juventud: el tiempo

Realizar un control periódico de la planificación y de las inversiones

Aunque sea una inversión a 15, 20 ó 40 años no hay que olvidarse de ella, y periódicamente hay que ir haciendo seguimientos, tanto para ver si la inversión se adecua a nuestras circunstancias en cada momento o si hay que subir o bajar la cantidad que vamos invirtiendo cada mes como para ir aprovechando los momentos de oscilaciones para hacer aportaciones extras.

Dejarse acompañar por un asesor financiero profesional

Naturalmente estos consejos para ahorrar para la jubilación deben ser adaptados a las circunstancias de cada uno de nosotros, lo importante es analizar nuestra situación y objetivos y empezar a planificar nuestro medio y largo plazo. Con tiempo el retorno de nuestra inversión mensual, por pequeña que sea, va a ser muy importante.

El ahorro para mantener nuestro nivel de vida cuando nos jubilemos es un tema crucial, ya que de él va a depender cómo vamos a vivir cuando seamos pensionistas, por ello es muy útil dejarse acompañar por un profesional del asesoramiento en finanzas personales, pero no sólo para que nos ayude a decidir qué producto es más adecuado para nosotros o que cantidad mensual es la idónea, sino para que nos acompañe a lo largo del tiempo para que podamos conseguir nuestros objetivos.

Desde Expertofinanciero.es nos ponemos a tu disposición para analizar tu situación y objetivos y ver qué, cómo y cuánto debe ser tu ahorro para poder disfrutar de una jubilación digna.

Puedes enviarnos un email a ricardovila@expertofinanciero.es o rellenar nuestro formulario de contacto y veremos  -sin coste ni compromiso – las alternativas más adecuadas para tí.

Se el primero en comentar en "Consejos para planificar la jubilación"

Dejar un comentario

Tu dirección de email no será publicada.