Empezar a ahorrar con Kakeibo

A día de hoy se están viviendo momentos muy duros económicamente, los ciudadanos aún siguen arrastrando la crisis económica y, sus consecuencias, una de ellas: el ahorro. En momento críticos como este, son muchas las familias que no se pueden permitir ahorrar a final de mes, sea por consecuencia de la precaria situación económica o la mala gestión de sus ingresos y gastos. Un error muy típico en las personas es ahorrar a final de mes, la persona cobra su nómina de la cual cubre todos los gastos y lo que sobra lo usa para aportar en concepto de ahorro. El problema está en que la mayoría de personas llegan a final de mes sin dinero e incluso en números rojos. Vamos a ver una solución para este problema, y es como se puede empezar a ahorrar uitlizando el método japones Kakeibo

Según el ingeniero y asesor financiero Luís Pita (Bargueño, 2018) , los ciudadanos cometen los siguientes errores:

Ingresar el ahorro en depósitos que no generan intereses.

En el primer error se puede apreciar que ahora se deposita dinero en cuentas de ahorro, pero a la larga no se obtiene una rentabilidad, cuando lo idóneo es cobrar unos intereses a corto o largo plazo en concepto de haber depositado esos fondos, cosa que justifica la aparición de productos financieros para el ahorro en compañías privadas.

Gastar en bienes innecesarios.

En el segundo caso, también es un problema aparecido recientemente y, que son muchos los factores que lo determinan; por un lado, se viven unos tiempos en donde la envidia y la apariencia prevalece ante todo, un ejemplo para corroborar dicha situación puede ser perfectamente cuando un amigo o familiar adquiere un bien como el último Smartphone que ha salido al mercado, pues, la otra parte se le creará una falsa sensación de necesidad de comprar el mismo producto e incluso mejor, ahora bien, la realidad es que no tiene necesidad ni una. Cabe añadir también que en estos tiempos, las mismas empresas trabajan para crear necesidades innecesarias a los consumidores, en materia de microeconomía se conoce como “necesidades inducidas por la oferta” (Mocciaro, 2018).

Método Kakeibo para ahorrar

Empezara ahorrar con kakeiboAunque parezca raro, hay otro método más sencillo que puede ayudar a mejorar la capacidad de ahorro del sujeto. Esta técnica es originaria de Japón y se llama Kakeibo , consiste en anotar en un cuaderno preparado estos puntos:

  • ¿Cuánto ganamos?
  • ¿Cuánto queremos ahorrar?
  • ¿Cuánto gastamos?

De esta manera se pueden apreciar en el momento todas estas variables, haciendo reflexionar respecto si ciertos gastos son necesarios o no. La finalidad de esta técnica es ir en contra al tópico establecido que las grandes masas siguen: ahorrar a final de mes. Disponiendo de este cuaderno, desde un buen principio se establece la cantidad que se desee ahorrar, por consiguiente, supone renunciar a ciertos gastos los cuales probablemente sean innecesarios.
Un factor clave para llevar a cabo todo este reto, es la autodisciplina, como bien se acaba de mencionar en las líneas anteriores,  para alcanzar el objetivo para ahorrar se debe hacer un análisis profundo de los aspectos a valorar, los cuales permitirán identificar cualquier gasto innecesario. Otra manera para observarlo con más claridad es aplicando el Coste de Oportunidad, es decir, el coste de renunciar a gastos innecesarios permite alcanzar el objetivo establecido en materia de ahorro. En conclusión: si se reciben unos ingresos y no se tiene un control, pensando que llegando a final de mes podremos ahorrar algo, estaremos equivocados.

Sin embargo, a condición de tener un seguimiento exhaustivo desde el momento que se le ingresa la nómina, tiene capacidad de analizar y saber renunciar a gastos innecesarios, a corto plazo podrá apreciar los beneficios económicos.

En cuanto los problemas planteados por el asesor Luis Pita, en el caso del primer inconveniente, hay fondos y depósitos privados que aseguran mejores rentabilidades; en segundo lugar y último, aunque no lo parezca, es posible adquirir autodisciplina para ser consciente que se incurrirá a un gasto innecesario para aparentar o equipararse a otros seres, como, dejarse llevar por las grandes campañas publicitarias dejándose crear esa falsa necesidad, entonces, un consejo que se puede ofrecer es no dejarse llevar por el impulso y reflexionar: “¿Lo necesito?” Una vez planteada la pregunta, se toma la decisión.

Referencias:

Bargueño, M. Á., 2018. La técnica japonesa para ahorrar 200 euros cada mes y no quitarse nada. El País, 12 01. 2018
Aquí también puedes ver los artículos más leídos esta semana en expertofinanciero.es