¿Qué hacer con el dinero ahorrado en depósitos?

 

Una de las principales inquietudes de los ahorradores, es qué hacer con el dinero que tenemos ahorrado en depósitos ¿Dónde invertir el dinero de mis depósitos?  La rentabilidad de los depósitos está en mínimos, sobre todo desde que hace un año el Banco de España puso fin a la guerra de los depósitos entre los bancos.

El caracter conservador del ahorrador e inversor español hace que en la actualidad, a pesar de la baja remuneración, las familias tengan más 740.000 millones de euros guardados en cuentas a la vista y depósitos, según datos del Banco de España a noviembre 2013.

Depósitos más rentables en enero 2014

depositosmasrentablesLa mayoría de las entidades están pagando un máximo del 1,5% en los depósitos a un año, o más bien a 13 meses. Algunas entidades para cantidades superiores a 25.000 o 50.000 euros llegan a pagar alrededor del  2% si se acude personalmente a una oficina a contratarlo (Banco Pichincha)  y también en ofertas para capital nuevo.

En los comparadores de depósitos puedes ver un ranking de los depósitos que dan más intereses.

Hay que tener en cuenta dos aspectos sobre el rendimiento que dan los depósitos:

  • La inflación. Si el rendimiento que obtendremos no supera la subida de los precios, los ahorros que invertimos año a año en depósitos tienen menor valor real, ya que podemos utilizarlos para comprar menos bienes.
  • Los impuestos a pagar. En los depósitos cada vez que cobramos intereses Hacienda se lleva un mínimo del 21% del rendimiento.  Así de cada 100 euros que cobremos, vamos a ver que solo vamos a tener disponibles 79 euros para gastar o reinvertir.

Sumando el efecto de estos dos factores, nos encontramos que si la inflación es de un 3%  y el rendimiento neto de mis depósitos es del 1%, cada año perdemos un 2% real.  Lo que significa que tras ahorrar 10 años en depósitos, resulta que en lugar de ganar dinero en una “inversión segura” habremos perdido el 20% del valor de mis ahorros.

Entonces, si invirtiendo en depósitos, cada vez tengo menos “dinero real” ¿Dónde invertir el dinero de mis depósitos?

Veamos las alternativas a los depósitos que podemos tener:

 

  • Una es continuar ahorrando en depósitos y a cada vencimiento, ir buscando el depósito que más me da en ese momento. Hay muchos ahorradores que van cambiando su ahorro entre los bancos online, OpenBank, ING Direct y ActivoBank principalmente, para intentar arañar unas décimas de más al interés, intentando así que el depósito tenga la consideración de dinero nuevo. Operando así no evitamos que el valor real de nuestros ahorros se vaya depreciando.
  • Otra opción es invertir en fondos, con  una ventaja fiscal importante, no hay que pagar impuestos hasta el momento en qué queramos recuperar nuestro dinero. Pero, ¿En qué fondos?
  • En el artículo Categoría de fondos dónde invertir los depositos bancarios podemos ver todas las categorías de fondos que podrían equivaler a invertir en depósitos. De todas ellas vamos a analizar qué rentabilidad podemos obtener en las tres categorías a  las que se está destinando de forma mayoritaría el dinero que sale de los depósitos.

        Fondos monetarios:

Son fondos ideales para dejar nuestro capital de reserva, por si surge algún imprevisto. Pueden dar entre un 1 y un 3%, con la ventaja que el capital es totalmente líquido, el hecho de no pagar impuestos hasta que recuperemos el dinero hace que vayamos reinvirtiendo el capital más los intereses que vamos generando. Puedes ver el efecto de los impuestos en el artículo ¿Ahorrar en depósitos o fondos de inversión? Por impuestos, mejor los fondos

       Fondos Garantizados

En estos fondos se garantiza el capital invertido y una rentabilidad adicional que puede estar ligada a acciones, índices u otros factores. En el 2013 han estado en horas bajas antes el empuje de los fondos de rentabilidad estimada.

Un ejemplo de fondo garantizado es de la gestora Bankia, una de las más activas en este tipo de fondos:

Bankia Garantizado Bolsa 1 A un plazo de 3 años garantiza el 100% del capital más una rentabilidad del 3,2% anual, siempre que las acciones Iberdrola ,Repsol, Santander suban. El periodo de garantía empieza el 31 de enero 2014.

      Fondos de rentabilidad estimada, no garantizada.

Todas las entidades están vendiendo este tipo de fondos y ya suponen el 40% de las nuevas aportaciones a fondos de inversión. Cómo no se vendían de forma transparente y  no se daba toda la información, en el mes de junio de 2013, la Comisión Nacional del Mercado de Valores publicó una nota , obligando a que en la información de estos fondos se añadiera el textoESTE FONDO NO TIENE GARANTÍA DE UN TERCERO POR LO QUE NI EL CAPITAL INVERTIDO NI LA RENTABILIDAD ESTÁN GARANTIZADOS”

Dos ejemplos de fondos  de rentabilidad estimada en periodo de comercialización en enero de 2014:

fondosydepositosSantander Duo Europa 2018. A 4 años y 10 meses, desde el 22 de enero de 2014 al 5 de noviembre 2018. El objetivo es obtener el capital inicial más una rentabilidad que está entre el 2,5% del capital invertido y el 50% de la revalorización del índice EuroStoxx50.

Así, si el índice no sube, el fondo “aspira” a pagar un 2,5% en los 4 años y 10 meses (un interés anual del 0,51%). Si sube un 10%, la tae anual sería del 1% y si las bolsas europeas suben un 40%, el fondo nos daría un rendimiento anual del 3,88%.

 

De la gestora Espirito Santo, el fondo ESAF Europa 70  A 4 años y 6 meses, empiezando el 31 de enero de 2014 y finalizando la estrategia el 15 de junio de 2018. El objetivo es recuperar el capital inicial y además pagar el 70% de la revalorización del Eurostoxx 50.

Es decir, si  las bolsas no suben, el fondo aspira a pagar el capital inicial, si la bolsa europea sube un 15% pagaría un 2,3% de interés anual y si sube un 40 % pagaría un 5,78% anual.

Es importante leer el documento DFI  –  Datos fundamentales para el inversor – antes de contratar un fondo, para poder conocer qué rentabilidades podemos obtener, los riesgos que estamos asumiendo y que restricciones tenemos.

En estos tres ejemplos hemos visto que invertir en  fondos garantizados o de rentabilidad estimada supone que hay que inmovilizar el capital durante una serie de años, de 3 a 5 normalmente. Si queremos recuperarlo antes del fin del periodo de la estrategia del fondo, en caso que se pueda,  va suponer altos costes y no tener la garantía de qué capital vamos a recuperar.

 Productos estructurados

Otras entidades financieras ofrecen productos estructurados, que permiten obtener rentabilidades más elevadas (en el entorno del 4 o 6%) en inversiones a un máximo de 6 u 9 años, asumiendo un cierto nivel de riesgo, ya que en ocasiones si que se puede perder parte del capital y la remuneración puede que dependa del comportamiento de algunas acciones o índices. El riesgo es menor en el caso que dependa de la evolución de uno o varios índices.

Es importante entender bien el funcionamiento del estructurado y conocer muy bien que es lo peor nos podría pasar ante una evolució desfavorable de los mercados. Se pueden ver algunos ejemplos en el artículo de CincoDias” Seis claves de los nuevos productos de diseño de los bancos para atraer el ahorro”

Estos productos no son fondos ni depósitos y algunos tienen la forma jurídica de seguro de vida-ahorro, por lo que en caso de defunción está asegurado el capital invertido.

Es una opción para invertir únicamente una parte de los ahorros que no vamos a necesitar en los próximos años.

Entonces, ¿Qué hago con mis depósitos?

Lo que habría que hacer es tener la visión global tanto de nuestra situación personal como de nuestros ahorros, realizando una buena planificación financiera, es decir, hacer un análisis no solo del dinero que tenemos en depósitos sino de todos nuestros ahorro y analizando qué parte de ellos no vamos a necesitar a corto plazo para poder invertirlos a más largo plazo.

Hay que analizar tambiéb qué objetivo tienen nuestros ahorros, para buscar el producto más adecuado. Por ejemplo, si es para tener un capital para complementar nuestra jubilación, dentro de 10, 20 o 30 años,  entonces la mejor opción no es la de estar cada año saltando de depósito en depósito o en fondos a 3 o 5 años. Hay productos pensados para el medio y largo plazo en los que, al tener plazo suficiente, podemos obtener mayores rentabilidades que las que no dan los depósitos y los fondos garantizados o los de rentabilidad objetiva.

En definitiva, dada la actual coyuntura de bajos tipos de interés, lo mejor es hacer una diversificación de nuestros ahorros e irlos invirtiendo en diferentes productos a diferentes plazos, en función de nuestra situación personal y de los objetivos que cada uno tenga.

Debido a esta situación tan compleja, muchos ahorradores están recurriendo a los servicios de un asesor financiero personal, para que una vez estudiada la situación personal y financiera de cada uno, realice una propuesta global y personal  de cómo invertir todos los ahorros. Puedes ver más información sobre el Asesoramiento Financiero en el artículo “En el 2014, pon un asesor financiero personal en tu vida”.

 

Aquí tienes un listado de los artículos más leídos: